La Alcarria procelosa.

Comparte con nosotros tu última salida o ese viaje de envidia que has visto por la red.
Responder
Avatar de Usuario
Fuel
Mensajes: 756
Registrado: Mar Jun 14, 2011 9:12 am

La Alcarria procelosa.

Mensaje por Fuel » Vie Abr 29, 2016 7:51 pm

La Alcarria Procelosa.

Resultando que hoy viernes 29 de abril, las autoridades académicas han decidido cerrar mi escuela de ingeniería informática, con motivo de la nunca bien ponderada Santa Tecla, este humilde trailero ha decidido tomarse el día de asueto como mandan los cánones. Estos estrictos cánones y normas marcan que un caballero trialero de pro, no debe dejar pasar oportunidad ni ocasión para destripar terrones y coronar pendientes montando la máquina de sus desvelos que le haya tocado en suerte.

Todo buen caballero trailero ha de esforzarse por buscar compañeros de armas que le flanqueen y soporten en las muchas aventuras que se pueden presentar por esos caminos de Dios; razón por lo cual, realicé pregón de mis intenciones en el foro público. Mis súplicas fueron escuchadas por dos aguerridos caballeros de lo marrón: Don Ilex de la Beta y Don Fabri De la Itálica Península. Con Don ilex ya había sido compañero de armas en alguna ocasión anterior, cosa que no pasaba con Don Fabri el transalpino. He de decir que al llegar al punto de reunión, quedé gratamente sorprendido: mis compañeros ya me esperaban y eran la viva estampa de Don Quijote y Sancho Panza. Buenos augurios para una mañana de trabajos y peligros.

Como he dicho, Don Ilex ya me era conocido, tanto como valiente y afable caballero de sonrisa pronta, comentario alegre y gran devorador de la belleza del campo, como por sus habilidades combatiendo trochas, vadeo y montes con su Beta Alp. Con él me podía sentir seguro y reconfortado en todo momento, siendo conocedor de qué tipos de enemigos podríamos acometer sin dudar. Sin embargo, el transalpino era un enigma. Don Fabri es un caballero de alta figura que hace que su montura, una DRZ alazana, parezca un portrillo. Buena cosa es para un caballero trailero disponer de buena talla, pero no es garantía de éxito en combate singular. Así las cosas pude ver que su montura estaba bien enjaezada para la batalla: neumáticos de enduro, colector de escape artesanal, silencioso de posibles y cubrecarter pro. Vive Dios que este italiano se las debe de haber visto en importantes y fieras batallas. Decido pues, que podemos enfrentarnos los tres, y con la ayuda de la Providencia a la ALCARRIA PROCELOSA.

Este lugar, cercano a la capital del Reino, lleva este adjetivo porque, quien no lo conoce cree que es amable y de extensos llanos que no dan lugar a batalla trailera alguna. Sin embargo, si el intrépido caballero trailero pretende encontrar sus tesoros, saca a relucir su lado salvaje, presentando batallas con continuas subidas y bajadas, grandes escalones y profundas gargantas. Ningún caballero trailero debería enfrentarse a la Alcarria Procelosa sin ayuda de otros. Te hará jurar, te hará sudar y apretar los dientes. Pero si la derrotas, te hará sentir la gloria.

Comenzamos nuestra aventura recorriendo escasos siete kilómetro por carretera antes de encontrarnos con la primera escaramuza: una pendiente moderada que nos permitirá calentar hierros y músculos para lo que tendría que acontecer a lo largo de la mañana. Acometo con decisión al enemigo y corono sin problema a la espera de mis fieles compañeros. Esta espera se alarga más de lo normal, así que me apresto a volver para dar soporte en la batalla, si fuese necesario. Hete aquí que encuentro a Don Ilex peleando fieramente para seguir subiendo y a Don Fabri en las mismas cuitas. Don Ilex, como siempre constante en la batalla, desoye mi consejo de realizar una breve retirada para volver a acometer con mayor brío y consigue salir victorioso. Acompaño a Don Fabri para realizar otro ataque bien fundado desde el principio. Consejo doy, pero no sé si bien entendido. Acomete de nuevo con fiereza, pero la pendiente le devuelve el mandoble y el buen Don Fabri da con sus huesos en el suelo. Acudo a socorrerle y entre ambos ponemos en pie a la alazana. Viendo que caballero y montura no están maltrechos, espero a mitad de la cuesta a que se realice el tercer envite. En esta ocasión, como no podía ser de otra forma con tan valiente caballero, la cuesta es derrotada. Mal empezamos, me digo mientras me reúno con mis compañeros en la cumbre. Ante mi duda con respecto a las artes de combate del italiano, me cuenta que tiempo hace que no entra en batalla y, por ello, batalla es lo que precisa. Sea, pues. Prosigamos en pos de nuevas aventuras, como estaba previsto.

Continuamos entonces por parajes más amables. La Alcarria puede ser muy dulce cuando quiere; campos de cereales de un verde norteño. Aire suave y con toques de flores, temperatura en su punto y el terreno regado, sin barro y sin polvo, perdices y conejos en abundancia. Así ensimismados anduvimos varios kilómetros hasta llegar a la vega del Tajuña, ancha y profunda en ese punto. Bajamos por bonitas pistas y cruzando el río subimos para tomar una bonita senda que nos conducía a la siguiente batalla.

Consulté con mis compañeros de trabajos si deseaban entrar en combate de nuevo, a lo que respondieron raudos azuzando a sus monturas. ¡Sea! Y entramos en batalla contra unos escalones y una senda muy rizada que hacía castañear los dientes. Tras varios minutos de bloqueos y estocadas, salimos airosos de la prueba, sin tener que lamentar porrazos ni sinsabores.

Tras unos kilómetros de solaz y reposo, de nuevo, la Alcarria nos plantó cara, aunque después de la última derrota que le infligimos, no fue una celada de importancia: senda rota y empinada, dura y bonita, como las mujeres de la tierra. De nuevo, salimos victoriosos, pero cansados. Así que hicimos una parada para tomar resuello.

La siguiente prueba iba a ser el más peligroso trabajo. Se trata de un muy estrecho barranco en el que mi vieja montura no para de dar panzazos y golpes a diestro y siniestro. Yo me encontraba en clara desventaja con mis compañeros, pero no puedo reprocharle el peso a mi fiel amiga; con creces me lo paga con un amoroso tacto y asiento. Este barranco presenta la ventaja de que no puedes caer, tan cercanas están en ocasiones las paredes. Hace que la batalla sea más épica aún si cabe; el caballero derrotado, aún muerto, sigue en pie. Durante largos minutos anduvimos empujando, resoplando y, sobre todo, sudando profusamente. Sin embargo, las paredes finalmente se abrieron y pudimos reposar en un bonito prado con unos almendros, rodeados de fieras trialeras desafiantes. Esas trialeras me hacen recordar tiempos en los que mi brazo era más fuerte y yo pertenecía a la orden de los caballeros endureros. Pero agua pasada no mueve molino, así que mejor dejarlas estar.

Nuestros maltrechos músculos apenas podían sostener las monturas, así que dimos por buenas y suficientes las batallas ganadas y pusimos rumbo de vuelta a la Villa de Madrid sin buscar más enfrentamientos. Recorrimos bonitos barrancos y vegas. Paramos en una fonda de un pequeño pueblo a reconfortar nuestros cuerpos con zumos de cebada y comentar los lances acaecidos. Finalmente, el llano, donde anidan las avutardas y una senda de despedida de esta bonita tierra.

Qué decir de mis compañeros de aventuras; Don Ilex, buena y sabia compañía. Constante y pausado: nada le espanta. Don Fabri ha resultado fiero en el combate, una vez calentado el acero. Presto a la batalla, generoso y locuaz. Con compañeros así, no temeré acometer los trabajos que me lleguen. Hemos gozado, hemos sudado, hemos sufrido y hemos triunfado.

Saludos.

Don Fuel de la Dominación.
Yo nunca me he caído de la moto, sólo me bajo de ella de forma creativa.

Avatar de Usuario
ziervo
Mensajes: 2344
Registrado: Vie Abr 30, 2010 3:42 pm

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por ziervo » Vie Abr 29, 2016 8:00 pm

Imagen
Su sos vais a matar con los ajodios amotos y los pelos largos.

Avatar de Usuario
Fuel
Mensajes: 756
Registrado: Mar Jun 14, 2011 9:12 am

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por Fuel » Vie Abr 29, 2016 8:02 pm

:desco :desco Tal que así, lo juro. :pulgares
Yo nunca me he caído de la moto, sólo me bajo de ella de forma creativa.

toñin
Mensajes: 1051
Registrado: Mié May 13, 2015 4:33 pm
Ubicación: Azuqueca de Henares

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por toñin » Vie Abr 29, 2016 8:13 pm

Gran relato de esas vuestras andanzan don Fuel de la Dominacion,vive Dios.
Con buenos y grandes caballeros preparados para entra en batalla y sin rehusar a la dura pelea,asi se puede ir a conquistar esas tierras de tan miticos peligros.

Saludos sr licenciado, y muchas gracias por contarnos tan dura batalla :pulgares
:loco

Avatar de Usuario
Medel
Mensajes: 3190
Registrado: Dom Dic 13, 2009 9:06 pm
Contactar:

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por Medel » Vie Abr 29, 2016 8:28 pm

Precioso relato... te lo dice uno que es quijotesco

Imagen


Un saludo
Medel

ranex
Mensajes: 935
Registrado: Mar Feb 05, 2013 11:31 pm

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por ranex » Vie Abr 29, 2016 8:51 pm

¡Qué gran relato!, aunque faltan las fotos que me se yo que Ilex habrá hecho. Iba a decir que pena de no ir, pero por lo que cuentas creo que no era salida para mi que soy más de "gay trail" que de otra cosa y no hubiera sido más que un estorbo.
Me alegro que lo pasarais bien.

Avatar de Usuario
Fuel
Mensajes: 756
Registrado: Mar Jun 14, 2011 9:12 am

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por Fuel » Vie Abr 29, 2016 9:16 pm

Gracias por los comentarios. Ranex, las fotos, efectivamente, las sube Ilex.

Por otro lado, yo salgo para disfrutar con la gente. Si hay un nivel, de hace una ruta, si hay otro, pues otra. Así que no hay problema, solo variedad.

Saludos.
Yo nunca me he caído de la moto, sólo me bajo de ella de forma creativa.

Hotwheels
Mensajes: 1350
Registrado: Sab Nov 28, 2015 10:09 pm

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por Hotwheels » Vie Abr 29, 2016 9:53 pm

Imagino cualo barranco fazisteis o caballeros de la palangana pegada a la sesera!!
Voto a brios que el caballero Fuet lleva entre sus pernadas indomita y bella bestia a la cual empotra entre sus paredes una y otra vez cual joven manceba de poseda e sin remilgos!!
Asi dures muchos años, bribon!!
Que escaramuza a tres mas hidalga!!! :desco :lol: :duel :cole
La única verdad, es que todo es mentira. :heavy

Avatar de Usuario
ilex
Mensajes: 1690
Registrado: Jue Mar 19, 2015 5:28 pm
Ubicación: Valdebernardo

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por ilex » Sab Abr 30, 2016 8:36 am

Que relato más bueno Fuel, y que imaginación la tuya. Me ha gustado mucho la historia contada para explicar la dura y emocionante mañana
que nos has ofrecido a Fabri y a mí. Pues voy a colaborar en tu relato poniendo algunas fotejos que manifiestan que lo que nos has contado no
es solo producto de la imaginación sino que ha sido vivido real e intensamente por nosotros. Un abrazo.



Es verdad que Fabri es alto y delgado y que su primer encuentro con la considerable cuestecita nada más iniciar la ruta le haría recordar la historia
del QUijote porque se lanzaba a por ella como si estuviera atacando a unos monstruos que no eran tales sino molinos de viento que no le dejaban subir..



En su primer intento no pudo hacerse con ello y en el segundo tampoco...

Imagen




Imagen



Muy tocado no se dió por vencido y a la tercera venció sus miedos y coronó la cima...

Imagen



Que bien lo haces Manu con tu Dominator dominando la montaña..

Imagen



Bueno, parece que los gigantes fueron vencidos y hay que seguir buscando nuevas aventuras por las rojizas tierras Alcarreñas que enseguida
nos ofrecerán nuevos retos..Sancho Panza siempre al lado de su Señor Caballero andante para ayudarlo en sus cometidos.

Imagen



Imagen



Imagen



Y nos quedaba lo peor, o lo mejor, según se mire, y que era combatir contra el máximo enemigo, el Diablo, que lo encontramos en el barranco del Infierno...

Imagen




Imagen




Imagen




Imagen




Y a mí el Diablo me tenía mártir, mucho esfuerzo tuve que emplear para vencerlo, un sudor caliente me recorría todo el cuello y la frente..
Con el forcejeo de la lucha la foto salió movida, que le vamos hacer!!

Imagen




Victoriosos, mucho más relajados y a lomos de nuestras burras fuimos a parar a una fonda donde apagamos nuestra sed y mira tú por donde estaba por
allí nuestra querida Dulcinea o eso me pareció y que estuvo charlando con Manu de cosillas de familia. Don Quijote, tan tímido él, ni se acercó siquiera...

Imagen



Brindo con todos vosotros por esta historia y espero que les haya gustado a vuestras mercedes.

Imagen




Imagen
BMW Xchallenge-----(2018 - ...)
Honda Transalp 650--(2016 - ...)
Beta Alp 4.0----------(2015 - 2018)

Avatar de Usuario
Fuel
Mensajes: 756
Registrado: Mar Jun 14, 2011 9:12 am

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por Fuel » Sab Abr 30, 2016 9:02 am

Gracias por las fotos, Julio. Estas van a la colección.

Vaya pelos sudados que tenemos en la última, y eso que hacía un buen rato que habíamos parado ;)
Yo nunca me he caído de la moto, sólo me bajo de ella de forma creativa.

fabri69
Mensajes: 85
Registrado: Mié Oct 29, 2014 2:09 pm

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por fabri69 » Sab Abr 30, 2016 10:20 am

Muchas gracias amigos.
Ciao
Fabrizio

Avatar de Usuario
FernandoRT
Mensajes: 332
Registrado: Dom Sep 06, 2015 12:40 am

Re: RE: La Alcarria procelosa.

Mensaje por FernandoRT » Sab Abr 30, 2016 4:09 pm

Fuel escribió:La Alcarria Procelosa.

Resultando que hoy viernes 29 de abril, las autoridades académicas han decidido cerrar mi escuela de ingeniería informática, con motivo de la nunca bien ponderada Santa Tecla, este humilde trailero ha decidido tomarse el día de asueto como mandan los cánones. Estos estrictos cánones y normas marcan que un caballero trialero de pro, no debe dejar pasar oportunidad ni ocasión para destripar terrones y coronar pendientes montando la máquina de sus desvelos que le haya tocado en suerte.

Todo buen caballero trailero ha de esforzarse por buscar compañeros de armas que le flanqueen y soporten en las muchas aventuras que se pueden presentar por esos caminos de Dios; razón por lo cual, realicé pregón de mis intenciones en el foro público. Mis súplicas fueron escuchadas por dos aguerridos caballeros de lo marrón: Don Ilex de la Beta y Don Fabri De la Itálica Península. Con Don ilex ya había sido compañero de armas en alguna ocasión anterior, cosa que no pasaba con Don Fabri el transalpino. He de decir que al llegar al punto de reunión, quedé gratamente sorprendido: mis compañeros ya me esperaban y eran la viva estampa de Don Quijote y Sancho Panza. Buenos augurios para una mañana de trabajos y peligros.

Como he dicho, Don Ilex ya me era conocido, tanto como valiente y afable caballero de sonrisa pronta, comentario alegre y gran devorador de la belleza del campo, como por sus habilidades combatiendo trochas, vadeo y montes con su Beta Alp. Con él me podía sentir seguro y reconfortado en todo momento, siendo conocedor de qué tipos de enemigos podríamos acometer sin dudar. Sin embargo, el transalpino era un enigma. Don Fabri es un caballero de alta figura que hace que su montura, una DRZ alazana, parezca un portrillo. Buena cosa es para un caballero trailero disponer de buena talla, pero no es garantía de éxito en combate singular. Así las cosas pude ver que su montura estaba bien enjaezada para la batalla: neumáticos de enduro, colector de escape artesanal, silencioso de posibles y cubrecarter pro. Vive Dios que este italiano se las debe de haber visto en importantes y fieras batallas. Decido pues, que podemos enfrentarnos los tres, y con la ayuda de la Providencia a la ALCARRIA PROCELOSA.

Este lugar, cercano a la capital del Reino, lleva este adjetivo porque, quien no lo conoce cree que es amable y de extensos llanos que no dan lugar a batalla trailera alguna. Sin embargo, si el intrépido caballero trailero pretende encontrar sus tesoros, saca a relucir su lado salvaje, presentando batallas con continuas subidas y bajadas, grandes escalones y profundas gargantas. Ningún caballero trailero debería enfrentarse a la Alcarria Procelosa sin ayuda de otros. Te hará jurar, te hará sudar y apretar los dientes. Pero si la derrotas, te hará sentir la gloria.

Comenzamos nuestra aventura recorriendo escasos siete kilómetro por carretera antes de encontrarnos con la primera escaramuza: una pendiente moderada que nos permitirá calentar hierros y músculos para lo que tendría que acontecer a lo largo de la mañana. Acometo con decisión al enemigo y corono sin problema a la espera de mis fieles compañeros. Esta espera se alarga más de lo normal, así que me apresto a volver para dar soporte en la batalla, si fuese necesario. Hete aquí que encuentro a Don Ilex peleando fieramente para seguir subiendo y a Don Fabri en las mismas cuitas. Don Ilex, como siempre constante en la batalla, desoye mi consejo de realizar una breve retirada para volver a acometer con mayor brío y consigue salir victorioso. Acompaño a Don Fabri para realizar otro ataque bien fundado desde el principio. Consejo doy, pero no sé si bien entendido. Acomete de nuevo con fiereza, pero la pendiente le devuelve el mandoble y el buen Don Fabri da con sus huesos en el suelo. Acudo a socorrerle y entre ambos ponemos en pie a la alazana. Viendo que caballero y montura no están maltrechos, espero a mitad de la cuesta a que se realice el tercer envite. En esta ocasión, como no podía ser de otra forma con tan valiente caballero, la cuesta es derrotada. Mal empezamos, me digo mientras me reúno con mis compañeros en la cumbre. Ante mi duda con respecto a las artes de combate del italiano, me cuenta que tiempo hace que no entra en batalla y, por ello, batalla es lo que precisa. Sea, pues. Prosigamos en pos de nuevas aventuras, como estaba previsto.

Continuamos entonces por parajes más amables. La Alcarria puede ser muy dulce cuando quiere; campos de cereales de un verde norteño. Aire suave y con toques de flores, temperatura en su punto y el terreno regado, sin barro y sin polvo, perdices y conejos en abundancia. Así ensimismados anduvimos varios kilómetros hasta llegar a la vega del Tajuña, ancha y profunda en ese punto. Bajamos por bonitas pistas y cruzando el río subimos para tomar una bonita senda que nos conducía a la siguiente batalla.

Consulté con mis compañeros de trabajos si deseaban entrar en combate de nuevo, a lo que respondieron raudos azuzando a sus monturas. ¡Sea! Y entramos en batalla contra unos escalones y una senda muy rizada que hacía castañear los dientes. Tras varios minutos de bloqueos y estocadas, salimos airosos de la prueba, sin tener que lamentar porrazos ni sinsabores.

Tras unos kilómetros de solaz y reposo, de nuevo, la Alcarria nos plantó cara, aunque después de la última derrota que le infligimos, no fue una celada de importancia: senda rota y empinada, dura y bonita, como las mujeres de la tierra. De nuevo, salimos victoriosos, pero cansados. Así que hicimos una parada para tomar resuello.

La siguiente prueba iba a ser el más peligroso trabajo. Se trata de un muy estrecho barranco en el que mi vieja montura no para de dar panzazos y golpes a diestro y siniestro. Yo me encontraba en clara desventaja con mis compañeros, pero no puedo reprocharle el peso a mi fiel amiga; con creces me lo paga con un amoroso tacto y asiento. Este barranco presenta la ventaja de que no puedes caer, tan cercanas están en ocasiones las paredes. Hace que la batalla sea más épica aún si cabe; el caballero derrotado, aún muerto, sigue en pie. Durante largos minutos anduvimos empujando, resoplando y, sobre todo, sudando profusamente. Sin embargo, las paredes finalmente se abrieron y pudimos reposar en un bonito prado con unos almendros, rodeados de fieras trialeras desafiantes. Esas trialeras me hacen recordar tiempos en los que mi brazo era más fuerte y yo pertenecía a la orden de los caballeros endureros. Pero agua pasada no mueve molino, así que mejor dejarlas estar.

Nuestros maltrechos músculos apenas podían sostener las monturas, así que dimos por buenas y suficientes las batallas ganadas y pusimos rumbo de vuelta a la Villa de Madrid sin buscar más enfrentamientos. Recorrimos bonitos barrancos y vegas. Paramos en una fonda de un pequeño pueblo a reconfortar nuestros cuerpos con zumos de cebada y comentar los lances acaecidos. Finalmente, el llano, donde anidan las avutardas y una senda de despedida de esta bonita tierra.

Qué decir de mis compañeros de aventuras; Don Ilex, buena y sabia compañía. Constante y pausado: nada le espanta. Don Fabri ha resultado fiero en el combate, una vez calentado el acero. Presto a la batalla, generoso y locuaz. Con compañeros así, no temeré acometer los trabajos que me lleguen. Hemos gozado, hemos sudado, hemos sufrido y hemos triunfado.

Saludos.

Don Fuel de la Dominación.
Manu muy ameno y original, no conocía esa faceta tuya

Enviado desde mi Aquaris M5 mediante Tapatalk
BMW 650 DAKAR 2007
SUZUZUKI DRZ 400 S

Avatar de Usuario
FernandoRT
Mensajes: 332
Registrado: Dom Sep 06, 2015 12:40 am

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por FernandoRT » Sab Abr 30, 2016 4:14 pm

Julio bonitas fotos, como siempre. Como me habría gustado acompañaros

Enviado desde mi Aquaris M5 mediante Tapatalk
BMW 650 DAKAR 2007
SUZUZUKI DRZ 400 S

chervo
Mensajes: 112
Registrado: Mar Abr 14, 2015 11:06 am

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por chervo » Sab Abr 30, 2016 6:32 pm

no sé que me ha gustado más, el relato o la foto de la domi trepando

Avatar de Usuario
aspirexan
Mensajes: 57
Registrado: Vie Ene 02, 2015 8:09 pm
Ubicación: Madrid

Re: La Alcarria procelosa.

Mensaje por aspirexan » Sab Abr 30, 2016 10:31 pm

Muy buenas fotos y una divertida ruta/zona!! Gracias por compartirla


aspirexan

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 1 invitado